Plataforma PROU: Explicamos lo que le cuesta entender al Conseller de Cultura, Sr. Mascarell

Explicamos lo que le cuesta entender al Conseller de Cultura, Sr. MascarellSegún publica El Periódico en su edición del jueves 1 de agosto de 2013, en una noticia titulada “A Mascarell le ‘cuesta entender’ el veto a los toros en un rodaje”, éstas han sido las declaraciones textuales del Conseller de Cultura de la Generalitat de Catalunya, Ferrán Mascarell, a raíz del veto a grabar escenas con toros verdaderos en la ex plaza de toros Monumental de Barcelona por parte de la productora que está rodando en esta ciudad el largometraje Gunman.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/mascarell-cuesta-entender-veto-taurino-2548109

Desde Plataforma PROU no cesamos de sorprendernos por las últimas declaraciones de distintos miembros del Govern (desde el Conseller Pelegrí, pasando por el Conseller Santi Vila y, ahora, el Conseller Mascarell). Pero en nuestro afán de defender no sólo la abolición de las corridas de toros en Catalunya conseguida tras la presentación de nuestra Iniciativa Legislativa Popular, sino también la integridad de una institución democrática como lo es el Parlament de Catalunya y las decisiones tomadas de forma democrática en plenos, queremos explicarle al Conseller Mascarell en qué consiste aquello que, según sus palabras textuales, “le cuesta entender”.

El texto aprobado el 28 de julio de 2010 a raíz de la Iniciativa Legislativa Popular llevada a cabo de forma ejemplar gracias a la democracia participativa con la que contamos en Catalunya, no es otra cosa que el reflejo de la cultura con la que catalanes y catalanas nos sentimos representados: la cultura del respeto a los derechos de los animales. Esta decisión, además, puso a Catalunya en las primeras planas de numerosos medios internacionales, que subrayaron (a diferencia de la prensa española) el gran avance evolutivo de una sociedad que rechaza el maltrato hacia los animales, maltrato que en las corridas de toros llega a una de sus máximas expresiones en lo que a espectáculos públicos se refiere.

Barcelona, que aprobó en 2004 una moción declarándose Ciudad Antitaurina, ha hecho efectiva esta declaración y ha encontrado el 28 de julio de 2010, al fin, la ley catalana que reflejara este sentir de sus ciudadanos.

Es evidente que Barcelona es una ciudad atractiva por muchos motivos para muchos productores de distintos países que desembarcan aquí para llevar a cabo sus rodajes; estas películas se convierten así en un escaparate de nuestra ciudad hacia el mundo, y es deseable que se vean reflejadas en ellas nuestros paisajes, nuestra idiosincrasia y, evidentemente, rasgos de nuestra cultura. Las corridas de toros ya no forman parte de la realidad catalana, y esto ha sido por voluntad popular.

Barcelona no puede ni debe convertirse en un plató de filmación vacuo de contenido: por algo la ciudad es la elegida por tantas producciones, es esa esencia de la ciudad la que no se debe bastardear por orden de un guión redactado por alguien que se ha guiado más por tópicos que por realidades. Sería deseable que quien o quienes llevan a cabo la labor de guionistas para la película que nos ocupa, Gunman, –como nos consta que sí lo hace la gran mayoría de colegas de profesión- hubieran investigado un poco más sobre la ciudad y su cultura.

Por todo ello Conseller Mascarell, es que desde Plataforma PROU consideramos un gran acierto que el Ajuntament de Barcelona impidiera grabar estas imágenes, que además lo impide su Ordenanza, aunque lamentablemente, sí se grabarán en otras ciudades de fuera de Catalunya (de hecho, la escena de la corrida de toros que según el guión de la película tiene lugar en Barcelona, fue tomada durante la Feria de San Isidro en Madrid) y a la hora del montaje se añadirán escenas que no tienen nada que ver con la realidad catalana, algo que sin duda el guionista –nos repetimos- incluyó guiado por el tópico pero que mostrará una ciudad que en realidad, no existe.